Enfermedades de la vid y las parras

Hoy vamos a hablar de las principales enfermedades que sufren las vides, las viñas y las parras

Oidio en la Vid (Uncinula necator)

El hongo se desarrolla sobre hojas, brotes y frutos, apreciándose en ellos las típicas manchas harinosas blancas. Los daños más importantes son los causados a los frutos. Requiere alta humedad para infectar, pero no agua líquida. Primavera es ideal para ello. La borra puede cubrir hojas, racimos o ramas y provoca deformaciones, abarquillamiento de hojas y rajado de uvas. El inóculo llega por el viento y penetra por las estomas de las hojas. Puede producir daños importantes en granos pequeños (guisante).

Control del hongo Oidio en la Vid

Al ser esta enfermedad de desarrollo externo, se puede combatir una vez que aparece (el Mildiu sólo puede prevenirse). En aquellos sitios donde la enfermedad no sea crónica, se puede esperar hasta que veamos los primeros síntomas y tratar con azufre (en pulverización o espolvoreo). El producto más utilizado es Azufre, el histórico preventivo y de control en las primeras fases de desarrollo de la enfermedad. Es barato y además frena a los Ácaros. Dinocap se usa mucho menos eficaz. No tratar con Azufre con temperaturas superiores a los 32º C puesto que se pueden producir quemaduras en las hojas. Aplicar el azufre a primeras horas de la mañana o Últimas de la tarde, para evitar quemaduras que pueden darse con temperaturas altas. Como norma general, habrá de tenerse en cuenta que el azufrado se hará después del tratamiento con Caldo bordelés (sulfatado) y no antes, para evitar quemaduras. Debe hacerse en espolvoreo. Se pueden utilizar otros productos sistémicos como penconazol, fenarimol, triforina y muchos más; o aplicarlos en zonas endémicas, donde es previsible la presencia del hongo.

Mildiu de la vid (Plasmopara viticola)

Ataca sobre todo a hojas. En primavera aparece la típica mancha aceitosa en el haz de la hoja, verde apagado amarillenta y por el envés, coincidiendo con ella, una borra algodonosa. Las hojas terminan secándose. En otoño, en hojas envejecidas puede aparecer síntomas de mosaico. En racimos puede aparecer borra o micelio algodonoso en granos pequeños y podredumbre seca en racimos más desarrollados en algunas uvas (la piel se arruga y se pone marrón). El inóculo permanece en hojas caídas en otoño y se activa en primavera. La enfermedad se transmite por salpiqueo de lluvia y penetra por las estomas de las hojas.

Control del mildiu de la vid

Lo importante es realizar el tratamiento en la Época adecuada. Cuidado con los calendarios que pueden hacer totalmente ineficaces los tratamientos. El hongo necesita humedad y temperatura entre 15 y 25ºc para su desarrollo, por lo que las lluvias, nieblas o rocíos seguidos por días calurosos son las condiciones Óptimas. Realiza tratamientos cuando las condiciones climáticas del año, sobre todo en los momentos más susceptibles al ataque del hongo, que son:

Cuando los racimos se hacen visibles, teniendo la mayoría de los brotes una longitud de 5 a 10 centímetros.

Al comienzo de la floración.

Cuando los granos tienen el tamaño de un guisante (también ataca a fruto)

Al inicio de la brotación primaveral usar tratamiento preventivo. Cobre solo o con Dictiocarbamatos. Se dan hasta 6-8 tratamientos contra Mildiu, sobre todo en primavera.  Pulverizaciones preventivas con Caldo bordelés, oxicloruro de cobre o dictiocarbamatos (captan, zineb, mancozeb, etc.). Se pueden dar 3-4 tratamientos preventivos con Cobre y cuando haya condiciones favorables se pasa a otros productos:

Penetrantes: máximo 24 horas después de producirse las condiciones favorables, por ejemplo, la lluvia. Climoxanilo, Clortalonil y otros.

Sistémicos: entre las 24 y 72 de producirse la lluvia, máximo 72 horas (2 días) después de producirse las condiciones ideales. Metalaxil, Fosetil-Al.

Botritis o podredumbre gris de las uvas (Botrytis cinerea)

Ataca fundamentalmente a racimos próximos a la maduración. Los granos quedan recubiertos con un micelio del hongo, de color grisáceo y se secan. Se propaga la enfermedad por contacto. También ataca hongos saprofitos tipo Pencillium, que tienen un micelio verde azulado. Las condiciones Óptimas para su desarrollo son 25âªc y 75% de humedad. El hongo Botritis para infectar necesita heridas en la uva. Estas heridas las pueden producir plagas como la Polilla del racimo, granizo o lluvias muy fuertes. El síntoma es una borra (micelio del hongo) muy abundante en las uvas de color gris oscuro y se pudren. Se va corriendo por el racimo con facilidad. El inóculo se conserva en las ramas y se activa con 18ºc y bastante humedad.

Control de la podredumbre gris de las uvas

La lucha no es fácil porque es un hongo interno. Indirectamente controlando la polilla del racimo. Benzimidazoles o específicos para Botrytis como Procimidona o Vinclozolina. En zonas endémicas (en la península no son frecuentes cabría realizar tratamientos preventivos a base de Benomilo, Carbendazima, Clortalonil, Vinclozolina, Folpet, etc..

Negrilla

Pulgones, Cochinillas y Moscas Blancas excretan una sustancia azucarada sobre la que se asienta este hongo llamado comúnmente Negrilla o Mangla.Se observa como un polvo negro seco en las hojas y frutos. Deprecia los frutos y afecta al vigor de la planta. Por ejemplo, en olivo, va junto a la Cochinillo del olivo (Saissetia oleae). Normalmente no se trata directamente. Si se eliminan los insectos anteriores y no aparecerá. Se podrían usar caldos cúpricos y más específicamente, zineb, pero no se suelen usar.

Fuente: infojardin.com

Compartir:

Trato directo con nuestros clientes

Con cualquier duda o para aconsejarte la mejor opción para tus necesidades, estaremos encantados de atenderte.

 redalia certificado
Visita nuestro canal