Como hacer vino casero

Si sois amantes del buen vino es muy probable que alguna vez os hayáis planteado la posibilidad de elaborar vino casero e incluso crear una bodega en casa para guardar las botellas de vino y conservarlas en el mejor estado. Se trate de un proceso un poco largo y complejo, pero con un poco de destreza y paciencia cualquiera puede embotellar su vino de forma artesanal en casa siguiendo unass pautas generales. Si os lo proponéis podréis conseguir vino con unos fantásticos resultados.

Como elaborar vino en casa

Es importante tener en cuenta diversas consideraciones:

  • Uva: Dependiendo del tipo de uva seleccionado podremos elaborar vino tinto, balnco, rosado, dulce, mistelas, etc.
  • Fermentación: La fermentación de la uva es un proceso fundamental mediante el cual el mosto se convertirá en vino y requiere de unos días de reposo.
  • Embotellado: Podemos diseñar e imprimir nuestra propia etiqueta para colocar en las botellas de vidrio en las que depositemos el vino.

Extraer el jugo de las uvas

Lo primero que tendremos que hacer para realizar nuestro vino casero será escoger el tipo de uva que vamos a utilizar, ya que de ello dependerá la variedad de vino que obtendremos. Una vez tengamos las uvas tendremos que prensarlas. Para ello, podemos hacer uso de los pies como se hacia antiguamente o conseguir una prensa ideada para este fin. La opción más recomendable, sin duda alguna, es la segunda, ya que así obtendremos mejores resultados y amortizaremos la inversión en cuanto le hayamos dado unos cuantos usos. A continuación habrá que depositar todo el resultado obtenido en vasijas metálicas o de barro y dejarlas abiertas durante unos días hasta que fermente. Se suele decir que por cada cien litros de vino que tengamos tendremos que esperar 2 días. Una vez transcurrido este tiempo deberemos filtrar el vino fermentado utilizando tres filtros, de manera que cada vez dejen pasar menos grumos, hasta conseguir un vino libre de impurezas.

Macerar y embotellar el vino

Una vez tengamos el vino elaborado y completamente filtrado, tendremos que depositarlo en un recipiente cerrado durante al menos 30 días para que macere correctamente. Lo ideal es usar barricas de roble para que le confieran ese sabor tan especial que aportan. Es importante que el lugar donde ubiquemos las barricas o recipientes sea fresco y no tenga alteraciones de la temperatura. Cuando haya pasado el tiempo de maceración, de nuevo habrá que filtrar el vino para eliminar cualquier resto que haya podido surgir durante el proceso anterior. Por último, lo envasaremos en botellas, a poder ser de vidrio, que cerraremos con un corcho. Esperaremos como mínimo treinta días y tendremos nuestro vino casero listo para consumir.

Compartir:

Trato directo con nuestros clientes

Con cualquier duda o para aconsejarte la mejor opción para tus necesidades, estaremos encantados de atenderte.

 redalia certificado
Visita nuestro canal